Vendimia 2020 en Arzuaga: maduración, sanidad y calidad

This post is also available in: English (Inglés)

Septiembre ha traído consigo en Bodegas Arzuaga uno de los procesos más importantes para nuestra bodega en Ribera del Duero: la vendimia. Esta añada, particularmente especial en todos los sentidos, ha venido marcada en nuestros viñedos por una “muy buena pluviometría, con más lluvias de las que son habituales en esta zona”, tal y como explica Jorge Sánchez, responsable de viticultura de Bodegas Arzuaga. Esta situación nos ha obligado a estar muy pendientes de la posible aparición de enfermedades fúngicas como el oidio y la mildiu, que, gracias a un exhaustivo trabajo de control y prevención, no se han llegado a dar en nuestra plantación de viñas. La lluvia ha estado presente también durante los propios trabajos de vendimia, con precipitaciones que han registrado entre 25 y 30 litros en la zona.

En cuanto a la sanidad de la uva, “este año la sanidad ha sido muy buena, con racimos perfectamente sanos”, explica Sánchez. Además, tras los diferentes procesos a lo largo del año, la maduración se ha desarrollado “de manera lenta y progresiva, como suele ser habitual en Ribera del Duero”, destaca.

Como ya os contábamos en nuestro blog (ENLACE) la temperatura de nuestra zona, y sobre todo el desfase térmico que vivimos en verano, es muy importante para el resultado final de la uva. Esta añada, además, se ha visto “especialmente marcada por la amplitud térmica, con temperaturas de hasta 3 grados por la noche y 26-28 por el día”. Una diferencia que logra que, entre otras cosas, logra que se fijen muy bien “el color, los aromas y los polifenoles” en la uva.

Por último, por lo que respecta a la cantidad vendimiada, como sabéis en Bodegas Arzuaga llevamos a cabo diferentes procesos a lo largo del año para regular la producción, entre los que se encuentran la poda en verde, la poda en seco o el clareo de racimos. Con estas acciones marcamos la cantidad adecuada de uva que crecerá en cada cepa, consiguiendo concentrar los nutrientes de la manera buscada y logrando una muy alta calidad de la uva. En este sentido, en la añada 2020 se han recogido entre 4.500 y 5.000 kg por hectárea de viñedo.

Con estas características en la vendimia, “se prevén unos vinos con mucha fruta, con un grado adecuado y frescos, con la acidez justa”, explica el responsable de viticultura de Arzuaga, que destaca también que serán vinos “con bastante color”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: