¿Sabías que en Arzuaga elaboramos un rosado 100% tempranillo?

This post is also available in: English (Inglés)

Rosae de Bodegas Arzuaga es uno de los pocos vinos rosados elaborados exclusivamente con uva tempranillo. Es uno de los últimos proyectos que han surgido en nuestra bodega con la voluntad de poder reflejar esta casta en otro estado diferente. 2013 fue la primera añada y, actualmente, hemos lanzado al mercado la añada de 2019. Se trata de un vino rosado que ha venido a revolucionar las características de los rosados tradicionales de tempranillo, de los rosados de la Ribera del Duero y, en general, de los rosados españoles.

A ojos de Javier Bañales, director comercial y Brand ambassador de Bodegas Arzuaga, la palabra que mejor refleja la esencia de Rosae es “sutileza”. Os hablamos de un vino monovarietal de uva tempranillo, procedente de nuestra finca La Planta y que corresponde a los primeros días de vendimia. Es un mosto que, en lugar de fermentar durante los 7-10 días estipulados habitualmente en una fermentación normal alcohólica, lo hace durante 20 días a 12 – 13 grados.

Destaca por su intensidad aromática, color asalmonado muy leve, con reflejos nube y su intensidad aromática muy alta. Con el vino recién servido ya se hace notar una intensidad aromática muy alta. Al mover la copa ya salen muchísimos aromas más, tales como frutas rojas (sobre todo fresa y frambuesa), frutas ácidas, tropicales como maracuyá… Rosae se trata de un vino de color muy claro, gastronómico y elegante, perteneciente a la denominación de origen de la Ribera del Duero.

La uva con la que se elabora este vino es la primera que todos los años entra en nuestras bodegas. Y es que en Bodegas Arzuaga buscamos una uva con un grado que no sea muy azucarado, ya que buscamos graduaciones alcohólicas en torno a 12,5 o 13 grados como máximo. El rosado es el único vino que no pasa por barrica dentro de Bodegas Arzuaga.

No cabe duda de que el rosado está de moda y, aunque en Bodegas Arzuaga llevamos años elaborando nuestro Rosae, os invitamos a que os suméis a esta tendencia y disfrutéis de un rosado bien fresco. Podéis tomarlo solo o, si lo preferís, maridarlo con recetas como cremas de verduras, arroces tanto de mar como de montaña, mariscos, pescados fritos y en salsas, charcutería, carnes blancas, aves asadas o, incluso, sushi o sashimi. En definitiva… un éxito asegurado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: