El envero conquista los viñedos de Arzuaga

This post is also available in: English (Inglés)

Con septiembre llega un momento muy especial a los viñedos de Arzuaga: el envero, ese proceso casi mágico que comienza en verano y que termina con la vendimia. Los racimos de uvas pasan de ser pequeños, con las bayas del tamaño de un guisante, a crecer y madurar. Dejan atrás el color verde esmeralda que brilla durante junio y julio para oscurecerse y adquirir la tonalidad tan típica del tempranillo. Nuestros viñedos situados en la Ribera del Duero se han transformado totalmente durante las últimas semanas. Y desde aquí queremos invitarte a que vengas a conocer el envero de cerca, a que te acerques a nuestras viñas y puedas sentir que la uva ya está casi lista para ser recogida.

Si nos paramos a definirlo, podemos explicar que el envero es el proceso mediante el cual las uvas cambian de color. El tempranillo abandona poco a poco el verde intenso, que viene dado por la clorofila, para ir adquiriendo tonalidades rojizas primero y moradas después. Esta coloración está provocada por las antocianinas, que proporcionan esos rojos y azules. Es un proceso maravilloso visualmente, ya que las viñas están salpicadas de diferentes colores que convierten los atardeceres en nuestra finca de La Planta y en los viñedos que rodean Bodegas Arzuaga en un espectáculo digno de vivir de cerca.

Poco después de comenzar el envero, la maduración de las uvas será total y dará inicio con la vendimia. Pero hasta entonces, el envero conquista a todos los amantes del vino. Porque no hay un mejor plan que dejarse guiar por nuestros viñedos y conocer cómo la uva abandona la acidez típica de sus primeras fases de maduración para pasar a estar rebosante de azúcar, casi lista para ser recogida. Así podrás conocer que el envero afecta al hollejo de la uva, no a la pulpa. Y es que es el hollejo el que concede el color a los primeros mostos tras el prensado.

Pero la transformación del viñedo no se queda solo en la uva y en el envero. Al final del verano los pámpanos se lignifican y pasan a ofrecer un aspecto más leñoso a la espera ya del otoño. Y todo este proceso tan interesante está al alcance de tu mano en Bodegas Arzuaga.

Así que desde aquí te invitamos a que vengas a pasar el fin de semana con nosotros, te alojes en nuestro hotel, conozcas de cerca nuestros viñedos y te dejes guiar por el maravilloso mundo del vino justo antes de la vendimia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: