El verano transforma el viñedo de Bodegas Arzuaga

This post is also available in: English (Inglés)

Las viñas de Bogas Arzuaga lucen este agosto espléndidas y más luminosas que nunca. El envero empieza a asomar entre sus hojas y a partir de este momento las uvas ya no tendrán su color verde, como ocurre cuando las bayas aún no están maduras y debían su color a la clorofila. A lo largo del mes de agosto empezarán a tomar una tonalidad más oscura tan típica del tempranillo. Por eso te invitamos a que vengas a visitar nuestros viñedos, a que conozcas las vides poco antes de que empiece la vendimia y el proceso de elaboración del vino en el lagar. Eso te acercará a nuestros vinos y, además, permitirá que disfrutes de la tranquilidad y la belleza del paisaje.

La finca La Planta es el lugar perfecto para este verano. Allí conviven la flora y la fauna de esta zona. Los pinos, las encinas y las sabinas son el sitio perfecto para que vivan los jabalíes y los ciervos. Y el lugar adecuado para que tú puedas acercarte a este mundo natural por el que la familia Arzuaga siente tanto amor. Cada una de nuestras 1.400 hectáreas esconden secretos que esperan a que los descubras a lo largo de este periodo estival. En plena Denominación de Origen, en la Milla de Oro de la Ribera del Duero, Bodegas Arzuaga te espera para que pases unos días inolvidables.

Porque estas fechas son muy especiales para nosotros. El viñedo está en plena transformación, las uvas maduran, el aire es más cálido que nunca por las tardes, pero las noches traen la brisa fría que la vid necesita. En estos días puedes estar cerca de nuestras uvas, tocar la tierra que confiere a nuestros vinos su personalidad, y sentir un poco más de cerca la filosofía que guía el camino de toda la familia Arzuaga.

Hace años que empezamos a trabajar para poder ofrecerte la oferta más completa de enoturismo de Europa. En este mes de agosto podrás relajarte en el SPA, alojarte en nuestro hotel o cenar en uno de nuestros dos restaurantes. Y, sobre todo, tendrás la oportunidad de escapar del día a día y relajarte cerca de la belleza de los viñedos. Piensa en el atardecer de agosto en Castilla y León, con el cielo teñido de violeta, las vides verdes al fondo y tú, relajado, con una copa de uno de nuestros vinos de Arzuaga en la mano. Estás a un solo paso de hacer que esa imagen se haga realidad. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: