Arzuaga Rosae 2020, “un tempranillo del color de los pétalos de rosa”

This post is also available in: English (Inglés)

Llega la primavera y con ella te invitamos a una cata personal de nuestro Rosae 2020 con Javier Bañales, director comercial y brand ambassador de Arzuaga. “2020 ha sido una de los años más complicados y singulares de la historia de la humanidad, pero tras los largos y fríos inviernos siempre llega la luz y las flores de la primavera. Y es por eso que queremos ofreceros este vino, Arzuaga Rosae 2020”: así comienza una cata que nos llevará por un vino tan único como delicado.

A la hora de hablar de Rosae, Bañales destaca que este vino cuenta con “un concepto muy interesante, fresco, que representa muy bien lo que nosotros entendemos qué debe ser un rosado”. Como sabéis, Arzuaga Rosae es un vino elaborado íntegramente con uva tempranillo, procedente de viñedos situados a 911 metros de altitud en nuestra finca La Planta. Para elaborarlo, usamos las mismas uvas que utilizamos para La Planta, con la singularidad que le otorga a estas uvas el terreno donde se encuentran. “Vendimiamos estas uvas en su mejor momento de madurez, en su mejor momento fenólico, lo que nos permite que estén repletas de color, de aromas y sabores, todo favorecido por la altitud”, destaca el director comercial de Arzuaga. En cuanto a su método de elaboración, Rosae es el primer vino que se vendimia en la bodega y se le aplica un prensado muy suave para que pueda tener ese color tan característico. “Es un vino en el que buscábamos algo diferente, nos gusta decir que es un tempranillo del color de los pétalos de una rosa”, explica Javier Bañales, que continúa con la fermentación de este vino tan especial.

“Si normalmente un vino fermenta entre siete y diez días, en este caso es diferente. Este vino tiene una fermentación exclusiva, entre 20 y 25 días, siempre por debajo de los 12 ºC. Así que poco a poco conseguimos todos los aromas, todo el estilo, toda la pureza característica del Tempranillo de la Ribera del Duero. La idea es encontrar la elegancia y la parte más gastronómica del vino”, afirma. Cuando hablamos de Rosae, encontramos un vino perfecto para beber en verano, pero evolución dentro de la botella continúa y para el final del año también es un vino con el que disfrutar. “Se habrá mantenido la frescura, pero seremos capaces de reconocer la madurez, con notas elegantes en la nariz y una mayor riqueza en la boca”, aclara.

Por último, si nos centramos en la cata propiamente dicha, Bañales destaca algunas claves de este Arzuaga Rosae: “Es un vino un poco más claro que el del 2019, elegante y fresco en nariz. Es muy Arzuaga, con las notas de fresas, donde también podemos encontrar recuerdos florales y notas tropicales con una intensidad media y elegante. En boca puedes notar el tempranillo, el carácter, el origen de este vino. Es un vino con un gran equilibro y al final encontramos la sensación clásica de Arzuaga que siempre buscamos en nuestros vinos”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: