Arzuaga Albillo 2007, “un vino de selección”

This post is also available in: English (Inglés)

Quizá seáis de los pocos afortunados que habéis probado nuestro Arzuaga Albillo 2007. De este vino, elegido Vino Revelación de la Guía Peñín 2020, sacamos al mercado una edición muy limitada, ya que, debido a sus características especiales de elaboración y crianza, la producción fue también muy corta. Por ello, tanto para las personas que ya lo han probado como para todas aquellas que no lo habéis hecho, pero queréis conocer más sobre esta singular propuesta de Arzuaga, hemos compartido a través de nuestras redes sociales una vídeocata dirigida por Ignacio Arzuaga, director general de Bodegas Arzuaga, y Javier Bañales, director comercial y brand ambassador.

Si hay dos aspectos principales que diferencian a este vino son, sin duda, la variedad de uva con la que está elaborado -la blanca albillo- y su proceso de elaboración, con casi ocho años en barrica de roble francés. En primer lugar, respecto a la casta que define este vino, Javier Bañales destaca que mientras que “el albillo es una variedad que inicialmente tiende a ser un poco más plana, no muy expresiva y que a veces se reduce”, en este vino “tiene su mejor versión. Súperexpresivo, directo, interminable”. “Yo creo que la albillo no es una uva para elaborar vinos jóvenes, frescos. Es más, para buscar grandes vinos envejecidos”, afirma por su parte Ignacio Arzuaga. Y es que, como os indicábamos, este vino ha contado con un largo proceso de crianza. “El albillo aguanta, y lo demuestra este vino que ha estado 93 meses en roble francés, aguanta muy bien los envejecimientos”, asegura el director general de Bodegas Arzuaga.

Y, ¿qué encontramos cuando catamos el vino? Lo primero que destacan tanto Arzuaqa como Bañales es su acidez, marcada pese al largo tiempo en barrica. Además, tal y como afirma Ignacio Arzuaga es “un vino que te da mucho, porque cada vez que lo hueles encuentras algo nuevo, incluso en boca: frutos secos, la siguiente vez notas marinas o saladas… tiene de todo y eso sí que es difícil de encontrar en un vino”. Unas sensaciones con las que coincide Bañales, que asegura que “a veces lo defino como un pequeño viaje desde la Ribera del Duero y el albillo mayor hasta Jerez. Estás viajando por sus notas oxidativas, parece que ha tenido velo cuando no lo tiene…”.

Todos estos matices lo convierten en “un vino más para catar, porque realmente buscar el maridaje es difícil”, según asegura Ignacio Arzuaga. La misma opinión que remarca nuestro director comercial cuando afirma que “estos vinos son para tomar solos. Son esos vinos de meditazione, de esos de relajarte, dejarte llevar por el vino, meterte en él y que te vaya dando y tu descubriéndolo”.

Y una de las claves para lograr esta calidad es la selección, tanto de las uvas como de las barricas en las que ha envejecido el vino. “Es una selección de lo mejor de todo lo que hemos elaborado”, asegura Ignacio, que afirma que “puede ser un poco, con modestia, la punta de lanza del albillo en Ribera por los logros que ha conseguido y sus grandes calificaciones”.

Arzuaga Albillo 2007 es, sin duda, un vino único, de los más especiales que hemos elaborado en la bodega, “fiel reflejo del potencial de una variedad bien trabajada y bien llevada”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: