Albillo y Pago Mota, los últimos vinos de Arzuaga apuestan por el blanco

This post is also available in: English (Inglés)

En Bodegas Arzuaga conjugamos a la perfección los conceptos tradición e innovación. Nos gusta mantener en muchos de nuestros tintos el estilo Ribera del Duero que siempre nos ha caracterizado, pero también apostamos por adaptarnos a los estilos más modernos del mercado y por trabajar e invertir meses de esfuerzo en nuevos proyectos. Es precisamente de esos dos conceptos de donde surgen dos de los últimos proyectos de Bodegas Arzuaga. Dos vinazos que, además, visten de blanco

El primero de ellos es nuestro Arzuaga Albillo. Un vino del que seguramente hayáis oído hablar ya que desde su lanzamiento solo nos ha traído éxitos. Aunque no ha visto la luz hasta el año 2019, lo cierto es que este albillo es un vino en el que llevamos años trabajando. Tanto es así que la primera añada corresponde a 2007. Solo doce años después y tras 93 meses de paso por barrica, este vino estaba en el punto perfecto para lanzarlo al mercado.

Una valoración compartida por la prestigiosa Guía Peñín, que en su edición de 2020 eligió Arzuaga Albillo 2007 como Vino Revelación y que en la de 2021 le ha otorgado 99 puntos a la añada 2008, convirtiéndolo en uno de los seis ‘gigantes’ de la guía. Arzuaga Albillo “es una selección de lo mejor de todo lo que hemos elaborado”, asegura Ignacio Arzuaga, que afirma que “puede ser un poco, con modestia, la punta de lanza del albillo en Ribera por los logros que ha conseguido y sus grandes calificaciones”.

Tras conocer los matices de Arzuaga Albillo, pasamos a un concepto enológico totalmente distinto con Pago Mota. Un monovarietal de chardonnay fermentado en barrica que Ignacio Arzuaga define como “fresco, dinámico y alegre”. Este vino procede de las uvas blancas de los viñedos que tenemos en la localidad ciudadrealeña de Malagón y se puede considerar un vino dinámico, para todos los días, con un precio económico. “Un vino desenfadado, más fácil de beber y fresco” que Ignacio Arzuaga define con tres palabras: “versátil, alegre y divertido”.

Arzuaga Albillo y Pago Mota se unen, junto a Fan D. Oro, a la familia de los blancos de Arzuaga. Una apuesta de la bodega que viene a demostrar con fuerza que en tierra de tintos es posible elaborar vinos blancos de altísima calidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: