#YoMeQuedoEnCasa: Rosae Arzuaga 2019

This post is also available in: English (Inglés)

Dentro de las videocatas que estamos compartiendo con vosotros en estos días de cuarentena, hace unas semanas os presentábamos una muy especial: la de nuestro Rosae Arzuaga 2019. ¿Y por qué afirmamos que es especial? Porque esta añada acaba de salir al mercado y esta es una de las primeras catas que se realizan de ella, si no la primera. En esta ocasión, el encargado de dirigir la videocata ha sido una cara ya conocida para todos aquellos que seguís los vídeos #YoMeQuedoEnCasa de Bodegas Arzuaga: Adolfo González, nuestro enólogo.

Rosae, el rosado de nuestra bodega tiene, tal y como explicaba González en la cata, varias características que lo diferencian y lo hacen especial. En primer lugar, este vino “es un 100% tempranillo. Normalmente los rosados suelen tener algunas otras variedades, pero nosotros, por nuestra filosofía de bodega lo realizamos únicamente con esta uva”. Además, no solo nos enfocamos en que sea un monovarietal de tempranillo, sin duda la casta reina de la Ribera del Duero, para elaborar el Rosae utilizamos la primera uva que se vendimia en cada añada. ¿Por qué? “Necesitamos una uva que tenga un grado azucarado que no sea muy elevado, ya que buscamos graduaciones alcohólicas en torno a doce grados y medio, trece como máximo”. Además, tal y como explica el enólogo de Bodegas Arzuaga, esta vendimia temprana “también nos beneficia en los puntos de acidez”, dando vinos frescos y fáciles de beber.

Por lo que respecta a su elaboración, cabe destacar que tras un prensado muy leve, se realizan fermentaciones lentas a bajas temperaturas. También es importante reseñar que “este vino es el único que realizamos en Bodegas Arzuaga que no pasa por barrica”, afirma Adolfo González.

Dando comienzo a las fases de la cata, a nivel visual, señala González “ya apreciamos una intensidad de color débil, que es lo que nosotros buscamos, que ese rosado sea pálido, con muy poca intensidad de color”. Además, se aprecia en copa “muy poca capa de color, un color asalmonado muy leve con reflejos nude”. En cuanto a la fase olfativa, a copa parada ya se aprecia una “intensidad aromática muy alta, con muchísimos aromas”. Al mover la copa, “diversidad de frutas rojas: fresa, frambuesa, fruta muy ácida, fruta tropical, algún tono de maracuyá”. Por último, cuando lo pasamos a la boca, “encontramos las sensaciones de acidez que buscábamos, con una sedosidad que queda muy marcada”.

Esperamos que con nuestras catas online aprendáis más en casa sobre los vinos de Bodegas Arzuaga. ¡Salud!

Si quieres ver el vídeo, pincha aquí. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: