Rojo, marrón, amarillo… otoño en los viñedos de Bodegas Arzuaga

Si la época prevendimia destaca por la belleza de las viñas, con las uvas casi maduras en ellos, lo cierto es que la que tiene lugar justo después de la recogida de los racimos es también especialmente bonita. Nos estamos refiriendo al otoño en los viñedos de Bodegas Arzuaga.

Lo primero que destaca cuando pensamos en la época otoñal en nuestras viñas es el cambio de color que estas, o más concretamente sus hojas, experimentan. De un verde vivo característico de los meses de agosto y septiembre, pasamos a tonos más rojizos, amarillos y marrones. En definitiva, a los colores que relacionamos con el otoño si cerramos los ojos y pensamos en esta estación.

Y es que la viña no deja de ser una planta de hoja caduca y, como tal, en ella tienen lugar los procesos que finalizarán con la caída de las hojas que dejará a los sarmientos desnudos. Pero los primeros signos que apreciamos a simple vista de este momento es, como os indicábamos, el cambio en las tonalidades de las hojas. ¿Por qué se produce? Aunque hay otros factores que influyen, el principal es que las plantas dejan de llevar la savia en un recorrido, guardando los nutrientes en sus raíces. El elemento que se encarga principalmente de aportar el color verde a las hojas es la clorofila, por lo tanto “una vez que no producen clorofila vamos perdiendo los verdores y vamos obteniendo unos tonos más rojizos”, tal y como señala Jorge Sánchez, responsable de viticultura de Bodegas Arzuaga.

“El otoño para la vid es una fase muy importante”, señala Jorge Sánchez. Debido al clima con el que contamos en esta zona de la Ribera del Duero, a principios de otoño pueden darse las primeras heladas. “En este momento la planta lo que hace es prepararse para las bajas temperaturas, llevando sus reservas para la raíz, de cara a la brotación del próximo año”, indica.

“Con la vendimia hemos quitado los órganos sumideros a la viña, que han sido los racimos, por lo que en este momento los órganos sumideros serán las raíces”, destaca Sánchez. Es decir, serán los órganos de la planta que recibirán la mayor concentración de nutrientes.

Aunque todas las etapas del viñedo tienen una parte mágica y especial, os recomendamos venir a visitar nuestras viñas en otoño. Justo antes de la caída de las hojas disfrutaréis de una paleta de colores otoñal que, sin duda, se quedará en vuestro recuerdo.  

Bodega, Arzuaga, Viticultua, Viñedos, Viñedo, Bodegas Arzuaga, Viñas, Otoño

Ctra. N.122 Aranda-Valladolid, Km 325, 47350 Quintanilla de Onésimo, Valladolid
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. +34 983 68 70 04

©Arzuaga2019