¿Sabes cómo plantamos nuevos viñedos en Bodegas Arzuaga?

En los últimos años hemos comenzado en Arzuaga la plantación de nuevos viñedos, en aras de lograr aumentar la producción de nuestra uva y, por tanto, también de nuestros afamados vinos. Así, este año se han plantado a finales del mes de abril 54 nuevas hectáreas. Un total de 126.000 plantas localizadas en el Páramo de Olivares. Cabe destacar que nunca antes en Ribera del Duero se habían plantado tantas hectáreas.

La elección de la ubicación no es, ni mucho menos, casual. El Páramo de Olivares está situado a 890 metros de altitud, una característica que influye en la maduración de la uva, ya que se da un mayor contraste entre las temperaturas registradas durante el día y a lo largo de la noche. Esta diferencia hace que la maduración sea más lenta y mejor. Además, los páramos son lugares muy sanos para los viñedos, ya que es muy difícil que se den enfermedades fúngicas. Otra de las claves de esta elección es que en el Páramo de Olivares hay un suelo pedregoso, que resulta muy bueno porque retiene la humedad de forma natural.

Aunque la plantación como tal comenzó el pasado 30 de abril, la preparación del terreno se alargó durante un año- Y es que, aunque el hecho de que el terreno sea pedregoso resulta positivo, ha sido necesario retirar una gran cantidad de piedras –en torno a 140.000 metros cúbicos- para que las raíces puedan agarrar y la planta crezca correctamente. Centrándonos en estas raíces, podemos diferenciar dos tipos en la vid. Las raíces más gruesas alcanzan una profundidad de hasta 1 metro y cogen reservas y agua. Por su parte, las raíces más finas echan más micro raíces y cogen nutrientes.

La plantación de nuevas viñas comienza evitando enfermedades como la filoxera realizando un injerto entre dos variedades: la americana vitis rupestres y la española vitis vinífera. Dentro de este tipo de planta, encontramos el clon (tipo concreto dentro de la variedad) de nuestra tempranillo propia de Arzuaga.

Las varas de nuestra variedad que se utilizan son las que en invierno se cortan antes de podar. Así, cuando la planta brota, se replica la anterior. La plantación se realiza a unos 35-40 cm de profundidad. Es importante tener en cuenta que en un páramo los nutrientes son muy limitados y el agua es escasa. Por ello, las plantas del mismo líneo están a una distancia de 1,40 metros para que no se toquen las raíces y no haya competencia entre ellas.

Una vez concluida la plantación, habrá que esperar seis años hasta que se obtenga una producción normal. Sin embargo, cabe destacar que en el tercer año plantadas las nuevas viñas darán una uva muy buena y apreciada, conocida como de tercera hoja o de tercer verde.

Puedes ver el vídeo sobre la plantación de nuevos viñedos en Arzuaga en https://youtu.be/DwHvKW10gfE

Arzuaga, Viñedos, Viticultura, Viñedo, Tempranillo

Ctra. N.122 Aranda-Valladolid, Km 325, 47350 Quintanilla de Onésimo, Valladolid
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. +34 983 68 70 04

©Arzuaga2019